En Septiembre del año 2014, Cipriano (antiguo trabajador en La Ribera de Deusto, en Talleres Molsa) volvía al barrio de visita, de domingeo, sin ninguna idea de lo que se iba a encontrar, ni buscando nada en particular.

Una vez en La Ribera, Cipriano no pudo evitar emocionarse cuando vio que el Taller donde había invertido tantas horas de trabajo, seguía en pie y se había convertido en un centro cultural,  hoy en día Garabia,

También nos habló de la grúa que da nombre al espacio y de como se tenía que subir arriba en otra época.

Todo deja su huella, ya sea aun lugar o una persona, y en muchas ocasiones los lugares dejan huella en las personas.

Viaja al 2017:

Comentarios 0


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *